RECUERDOS AGRADABLES DE MI VIDA. Francisca Martín-Cano

FRANCISCA MARTÍN-CANO ABREU
(= escultora ABREU, de pequeña Paquita Bella Abreu Martín-Cano)
RECUERDOS AGRADABLES DE MI VIDA (empezado en 1993): (311) http://galeon.com/martin-cano/vida.htm

En mayo, a raíz de pedir un certificado de nacimiento, me fijo que nací a las 2 HORAS del día 26 de febrero de 1953, en la calle Queipo de Llano; mamá tenía 33 años y papá 36 y se dedicaba al comercio.

5 años - 58 - EL BURRITO QUE ME TRAJE A CASA

A los seis años me encontré un día un burrito en la calle, lo cogí de la cuerda y lo guié a mi casa. En mi puerta estuvo un rato hasta que apareció el amo. Cuando quiso llevárselo me abracé al burrito y decía llorando: "es mío, es mío, es mío" y no había quién me lo quitara. Según mi madre "me costó un perrón, una pechá de llorar".

7 años - 60 - LAS BOTAS DE AGUA y otras niñerías

De pequeña ansiaba unas botas de agua para poderme meter en los charcos cuando lloviese, sin riesgo de destrozar los zapatos. Por fin, ¡a los siete años! me las echaron los Reyes Magos. Esa noche, me acosté "con las botas puestas". (Un día, mientras mi madre asistía como madrina en la boda de L. Infante, yo me acerqué a verla al casino. ¡Con las bota, claro! como se puede ver en la foto).

Recién popularizado el nylon, mi madre nos compró varias bragas de colores eléctricos. Recuerdo unas quisquillas (rosa) y otras amarillas. Tendría unos seis o siete años cuando un día subía las escaleras de la escuela (~1960). La directora, que me quería mucho, me debió ver las bragas y me cantó: "amarillo canario y olé tienes el culo... y si no te lo he visto y olé me lo figuro".

Por las tardes, desde los siete a los nueve años, después de merendar, íbamos a la escuela para recibir clases particulares y a la salida me quejaba de tener frío en la nariz ¡y eso que entonces era chatita!. Las niñas y maestras me recomendaban que me pusiera un gorrito de punto como si fueran unas gafas. (En estos días de primeros de año del 2009, he visto en un programa de la TVE, creo que Al Filo de lo Imposible, que por fin alguien ¡ha inventado lo que ya se le ocurrió a las niñas y maestras de Lepe hace 50 años: una caperuza nasal junto con las gafas!).

En la escuela, dibujaba muy bien. Recuerdo que un día le hice un dibujo a una niña nueva venida de Valencia llamada Rosa. La maestra calificó este dibujo con mejor nota que el que yo presenté, pero me sentí halagada.

En esa época me gustaba encerrarme a dibujar en el almacén (corresponde a la parte de los servicios y pasillo del actual Mesón de la calle Rinconá de Lepe,) con entrada por nuestro patio. No me gustaba que nadie me viera dibujar y pintar. Quizás lo haría con demasiado ansia, como cuando estoy hambrienta y devoro la comida. Y dada la pasión con que trabajaría, quizás no soportaría los comentarios "tranquilízate" o "ten paciencia", por lo que desearía hacerlo a solas. Igual me sucedía muchos años después, cuando empecé a modelar en barro. Me entraba tal apasionamiento, que trabajaba sin descanso, quedándome hasta altas horas de la madrugada, hasta terminar lo que había empezado o quedar exhausta.

Dado mi fuerte vocación por las Artes plásticas, mi familia me decía que primero me buscase una profesión segura y después hiciese lo que quisiese. Sobre todo me dirigían para que estudiase magisterio o enfermería. Yo temblaba sólo de pensar en aguantar niños o enfermos. Desde entonces, todo mi afán ha sido hacer sólo lo que me diese placer y además hacerlo en soledad. Y eso he hecho. Y para ello he tenido que dedicar muchas horas de duro esfuerzo y entrenamiento, pero lo hacía con muchísimo gusto. Hoy día (lo estoy escribiendo en septiembre de 1995) he conseguido la casi felicidad. Estoy casi siempre sola y hago "casi exclusivamente" lo que quiero. Mi felicidad sería completa si un día de estos vendiera mis libros (El de arte de la Prehistoria y los de sexualidad).

Una vez fui con mi pandilla al cine de verano a ver, creo, la película Lo que el Viento se llevó. En un momento dado le sugerí a la protagonista en voz alta, el camino que yo consideraba debía seguir. Todos se rieron. Y todavía (lo escribo en 1996), cada vez que lo recuerdo, se me sube la sangre a la cara de vergüenza.

8 años - 61 - NERVIOS

Mi hermana y yo éramos muy amigas de la Directora de la escuela: Doña María Mena y su familia. Sus hijas, María Isabel y Afriquita Toresano, fueron nuestras madrinas de confirmación. Nos enseñaban canciones y las acompañábamos cuando les salían novios, como carabinas. Su otro hijo, Manolo Toresano que estudió arquitectura, jugaba con nosotros. Decía que yo era su novia y le gustaba hacer ejercicios de fuerza levantándome recta, cogiéndome justo donde tenía las manos apoyadas en los muslos. Un día, estaba en la playa con mi familia y se acercó a nosotros. Quise demostrarle lo bien que sabía nadar. Pero en mi deseo de presumir, me puse muy nerviosa y casi me ahogo al entrar en el mar con las olas, porque respiré mal y perdí el ritmo.

No recuerdo que fuera una niña tímida, pero sin embargo el padre de María Rosa (una amiguita de la escuela), un altísimo abogado, vestido de traje oscuro, me imponía mucho y recuerdo que no entendía lo que me preguntaba y le pedía me lo repitiera varias veces.

8 años - 61 - MANOLILLA

Teníamos una muchacha muy lista llamada Manolilla. Un día, me enseñó un vestido con manchas que decía que era de la leche de su novio, que se lo había manchado en la era (campo). Algo debía yo entender cuando lo recuerdo perfectamente.

11 años - 64 - CUANDO "ME CAÍ DEL DOBLADO" DOS VECES

En el verano del 64, estaban haciendo obra en mi casa y aún se subía a la planta de arriba por una escalera de mano. Como niña curiosa que era, subí para ver lo que hacían los albañiles. Pero al bajar de cara, me caí de cabeza. Mi madre que estaba abajo, me recogió en sus brazos. No me pasó nada, aunque ella se llevó mucho tiempo con los brazos lesionados y magullados.

En esos días acababa de tener mi primera menstruación, el 22 de agosto de 1964, tras lo cual mis padres abrieron una botella de champán, porque su hija ¡ya era "mujer"! y a continuación me fui con los de la Coca-Cola en ruta turística por los castillos de la Sierra.

En Andalucía, se llama a la primera menstruación: "caerse del doblado"; y a la primera planta también se le llama "doblado". Así que, cuando mi padre contaba en el casino a sus amigos, que su hija se había caído del doblado, todos interpretaban que había tenido la primera menstruación, cosa que me daba mucha vergüenza; además, mi padre aclaraba que era verdad en ambos casos.

11 años - 64 - COLEGIO

COMPORTAMIENTOS TÍPICOS, FALTOS DE LA MENOR SENSIBILIDAD, DE LAS MONJAS SOBRE MIS PROBLEMAS MÉDICOS.

- Una tarde, siendo estudiante de 2º de Bachillerato en el colegio Teresiano, en el año 64 o 65, estaba muy inquieta y la Madre Milagros me acusó de estar de charla y me castigó al cuartito (servicios). Cosa que me vino muy bien para satisfacer mi necesidad de evacuar, ya que tenía diarrea y dolores muy intensos en mi ano, que yo no sabía a qué se debía (muchos años después, en el 81, me descubrieron un pólipo anal que se lesionaba de vez en cuando y me producía dolores intensísimos, y me operaron por fin). Satisfecha mi necesidad, y ya tranquila, salí y le pedí (¡encima!) a la monja que me perdonara. En ese rato, ella había estado charlando sobre los milagros de algún santo converso. Así que, mi humilde solicitud, fue muy aplaudida, porque pensaban que era un ¡¡¡milagro del santo!!!! ¡¡¡¡Maldita deducción religiosa, sin empatía a las emociones y necesidades de una niña!!!!

- Una tarde, después de la merienda, estábamos todas las niñas del colegio en fila para entrar a estudiar, cuando la madre Mercedes me sacó de la fila y se mofó de mí, preguntándose "si me había tragado una escoba" (porque yo andaba muy recta). Muchos años después, en el 88, también me descubrieron una hiperlordosis: desviación de columna hacia atrás que me hacía andar sacando el vientre. Y para corregírmela, me mandaron hacer una tabla de gimnasia, que sigo con regularidad para fortalecer los músculos de la cintura y dominar los movimientos de doblamiento. (En marzo de 2014, me reencontré con esa misma madre Mercerdes, y la encontré listísima, encantadora y con unas capacidades mentales y empáticas, aún mejores que en su juventud; le conté una frustración que me procuró otra madre, y me espetó: ¡Es que es una analfabeta emocional!)

Francisca participando en concursos de Castillos en la Arena, en Barcelona y en Punta Umbría a sus once años

12 años - 65 - REGALO MACHISTA

Una vez gané un Concurso de Castillos en la arena. Y tenían previsto regalar al ganador un equipo de caza o de pesca; como resultó que la "ganadora" era chica, fueron de prisa a buscar algo "más adecuado a mi sexo" y me regalaron un muñeco inflable, por lo que cogí una pataleta gordísima.

15 años - 68 CÍNICA

Cuando tenía 15 años, estaba un día en el laboratorio de Física, con un grupo de niñas de mi colegio Teresiano, haciendo un examen escrito con la Madre Amelia. Una niña estaba enfriada y no tenía pañuelo, así que todo el rato "sorbía los mocos". A mí me daba una repugnancia horrible oírla (aún hoy no lo soporto cuando lo oigo en la Biblioteca Pública; así que ofrezco Kleneex al guarro que lo haga). Con los nervios destrozados, salí de la clase dando un portazo y dejando el examen a medias. Luego, la monja me preguntó la causa (imagino que me dio oportunidad de repetir el examen, porque guardaba muy buen recuerdo de ella; aunque es la misma, que me frustó años después) y le dije que la causa era que no podía aguantar a nadie que le gustase "beber sus mocos". Me llamó "cínica" y le pregunté que era lo que esa palabra significaba, porque no lo sabía. Ella me dijo que lo mirara en el diccionario. No sé qué diccionario era, pero yo me quedé con el sentido de "persona que daba escándalo o algo así", por lo que increpé a la monja por su injusticia. Imagino que me explicaría que tenía otros sentidos.

14 años - 67 - LO DE OTRA VEZ SERÁ

Un viajante de Sevilla, ya no muy joven, vino a pasar unos días al Hostal de mis padres. Fui presentada a su esposa, cuando yo tenía unos 14 o 15 años. Le pregunté si tenían hijos. Me contestó que no habían tenido esa suerte. Y la consolé diciéndole "pues otra vez será!". Por lo visto llevaban más de 15 años casados y yo no debía saber "cómo se encargaban los niños".

15 años - 68 - CÓMO ME ENTERÉ POR DÓNDE NACÍAN LOS NIÑOS

Un día, vino Isidoro Ruiz a mi casa. Y no sé por qué, me dijo algo así como "bendita la madre que te echó por coño", (expresión admirativa en Andalucía). Me fijé en sus palabras y le pregunté qué quería decir. Cuando me aclaró que los niños se echaban por allí, lloré a lágrima viva, mientras mi madre se reía por mi ignorancia. A pesar de que yo ya era novia de A. C. y tenía más de 15 años, aún desconocía esos temas (la culpa era la educación represiva en lo sexual, que recibíamos en los colegios de monjas, en aquellos años).

15 años - 68 - POR QUÉ CREO QUE NO HE TENIDO NUNCA INTERÉS EN CASARME

Mi madre me ha estado diciendo desde pequeña, en plan de advertencia ¡cásate y ya verás lo que te espera!. Yo intuía que me esperaba sufrir y aguantar y eso seguramente me inhibía de proponerlo o de luchar por ello con mis novios.

Yo era buena estudiante, de manera natural. Sin embargo, mi padre siempre me decía que me aprovechara de los estudios que "ellos se estaban sacrificando por mí, para que me hiciera ¡una mujer de provecho!".

22 años - 75 - DOBLE SENTIDO

Cuando estudiaba Ingeniería Técnica en Huelva, estaba un día con mi segundo novio: J. M. en la cafetería del Politécnico y me preguntó ¿two coffee and milk? cuya pronunciación es similar a las palabras castellanas ¿tú confías en mí?. A lo que contesté: "claro amor, claro que confío en ti". (Por cierto, no se merecía tal confianza. Me estuvo poniendo los cuernos con niñas de Huelva todo el tiempo que estuvo conmigo. Me lo confesó mi vecina de ático del bloque de al lado, de la que me separaba la pared de la terraza, una de las más asiduas con la que hacía camas redondas. Muchos años después, lo visité en El Rompido y sigo sin comprender el porqué me dejé manipular por alguien, con un maquiavelismo tan burdo. ¡Claro, que tras haber estudiado Psicología, es fácil comprender la ignorancia de todo, con que las niñas éramos educadas entonces!).

23 años - 76 - POR QUÉ SOY ESCULTORA

Soy escultora porque cuando tenía unos 23 años, una vecina de mi apartamento-ático de Huelva, vino a enseñarme un cenicero que había hecho en barro pintado crudo. A continuación, compré barro y no me conformé con hacer algo tan simple, sino que hice una figura femenina, copiando mi propio cuerpo sentada en el suelo frente al espejo. Esta esculturita la tiene Manolo Romero, a quien le gustó mucho (llevo sin verlo, ni saber nada de él, desde 1978). Desde entonces, todo mi afán ha sido solucionar los problemas técnicos y de acabado con que me encontraba y aprender a manejar todo tipo de materiales. A los 35 años, doce años después, tuve por fin mi primer encargo importante. Eso sí, tras abandonar el ambiente opresivo que se respiraba en aquella época en Huelva.

Casualmente, un día en las fiestas del Pilar del 87 en una recepción del Ayuntamiento de Zaragoza, fui presentada a Antonio Larios, que cuando supo que era escultora, me dijo "¡que bien conocerte!, ya que colecciono escultores!". Y me sugirió que presentase un boceto para el Parque de la Paz. Tenía 35 años.

Tiempo después, en el mes de noviembre del 87, fui a Andalucía porque mi padre se puso muy enfermo. Alguien llamó por teléfono preguntando si allí vivía la escultora Abreu. Era Antonio Larios que, desde la central de teléfonos de Zaragoza, estaba llamando a todos los "Abreus" de Lepe para darme la noticia de que el jurado del concurso había elegido mi boceto a la Paz. Mi madre creía que era una estrategia para irme rápido. Esta llamada fue una de las satisfacciones más grandes que me han dado nunca.

Ya en mi casa de Zaragoza, alguien llamó a mi teléfono. Y pidió hablar con el escultor Abreu. Le dije que era yo. Pero él insistía reiteradamente "que yo sería la esposa o la hija, que él quería hablar con el escultor". Tras dura insistencia, su dura mollera "sexista o androcéntrica" por fin comprendió que yo era la osada "mujer" "que había elegido una profesión masculina e iba a realizar una obra propia de varones". Me llamaba para comunicarme la noticia oficialmente: el Ayuntamiento había elegido mi boceto para realizarla a grandes dimensiones en el Parque de la Paz. Luego, me enteré que era de izquierdas y abogado, pero actuó como lo que yo creía era más propio de un machista de derechas y de las jons.

Este comportamiento, a pesar de no tener justificación, venía condicionado porque me había presentado como ABREU, evitando poner Francisca. Desde hacía mucho tiempo, ya me movía con el síndrome de Yelt, y enmascaraba mi sexo, para evitar ser discriminada, harta de haber sido discriminada por mi pertenencia genérica a mis diferentes profesiones "tan poco femeninas" (ingeniera, escultora...).

23 años - 76 - FRASE

En una época, sobre el año 76 o 77, estuve saliendo mucho con J. García Camacho y la pandilla. Él suele recordar que dije "simplemente estoy envejeciendo".

7 a muchos años - ANIMALES

Siempre me han gustado mucho los animales y he tenido algunos y disfrutado mucho con su presencia el tiempo que me han durado, ya que casi todos los que he tenido, bien regalados o encontrados, han tenido un triste fin:

- Teníamos un gatito que nos lo pisó una muchacha y lo estrujó. Precisamente, en una época en que yo aprendía un poema para recitar en el teatro de la escuela. Trataba de una señora que se sentaba encima de un gato y ...

- Tenía un pollito, antes de los 10 años, que se lastimó una pata y lo llevé a que me la curara un tío mío hermanastro de mi padre. En otra ocasión, cuando yo tendría unos 21 o 22 años, tuve un pollito, que me llevé a La Antilla mientras hacía, junto con mi hermana, la limpieza de los chalets. Creo que yo misma fui causa de su muerte al caérseme el palo de la fregona encima de él.

- A los 12 o 13 años, me regalaron, en verano, una perrita pequinesa y le pusimos de nombre "Fanti" (el nombre provenía de los refrescos llamados "Fantas" que todo el día estábamos bebiendo, porque nos gustaba mucho). Dormía conmigo, claro. Y resultaba muy graciosa cuando al lavarla, disminuía considerablemente de tamaño. Mi madre aprovechó que me fui al colegio interna al reemprender el curso y la regaló. Me prometí que de mayor haría por fin lo que me diera la gana y tendría un perro. (En ese sentido creo ser la persona más feliz del mundo, dentro de lo que cabe, porque de mayor me he permitido hacer todo lo que me prohibieron de pequeña y no hacer lo que pretendieron que hiciera, porque era lo normal en una mujer. Así que: no me he casado, voy con "hombres" a pesar de no estar casada, no hice magisterio ni enfermería como me aconsejaron para tener trabajo estable toda la vida, etc).

- A los 17 años fui al Parque de María Luisa de Sevilla con A. Camacho. Había un mono macho en una jaula al que me quedé mirando mucho rato. A. me dejó sola un momento y el mono aprovechó para mostrarme sus genitales que surgieron inflados. Por lo visto le produje "deseo sexual". Días después conocí por ¡¡primera vez la masturbación, un día que mi novio me dejó muy calentita!!.

- Cuando tenía unos 21 años, y viviendo en Huelva en mi ático, me regalaron unos ratones blancos que me llevaba allí donde iba. Una vez que fui de visita a casa de mis padres a Lepe, los dejé en la cocina y un gato ladrón y asesino entró por la ventana y los destrozó.

- Tenía un gorrión que se llamaba "Adolf" y vivía suelto en mi apartamento de Huelva. Un día que fui a Lepe, lo dejé suelto por la casa y solo. A la vuelta, se había muerto de soledad.

- El 22 de agosto de 1987 fui al Zoológico que habían montado en el Parque de Atracciones de Zaragoza. Había un ñandú o avestruz o nú u otra ave similar, de aproximadamente 1.30 metros, en una jaula. Me quedé mirándolo mucho tiempo, y muy nervioso con mucha ansia, me mostró los genitales, tras lo cual se fue a la parte posterior de la jaula como si sintiera vergüenza.

- En Zaragoza, cuando vivía en San Juan de la Peña, tenía otro gorrión con boqueras que terminó por martirizarme con su exigencia de darle de comer continuamente. Le estaba enseñando a volar y el pobre se fue por la ventana, e incapaz de elevarse de nuevo.....

- Con anterioridad, cuando vivía en Condoy, me habían regalado una cacatúa o similar que se me escapó al meterle un recipiente con agua en su jaula para que se bañara.

- Una noche, aproximadamente en el año 89, me encontré un canario al ir a tirar la basura. Le puse de nombre "Gori-Gori". Tenía una taquicardia exagerada, pero terminó por tranquilizarse y cantar maravillosamente. En ese tiempo tenía albañiles en casa y mientras estaban haciendo los trabajos hube de cambiar los muebles de sitio, por lo que se me cayó la jaula. Con el susto le volvió de nuevo la taquicardia y dejó de cantar. Más tarde se murió por un golpe de calor.

- Mi anterior perrita Waly me duró 9 meses. Era muy delicada, por lo que me la llevaba absolutamente a todas partes y no sabía comer sola.

- Sólo mi perrita Wald, nacida en agosto de 1979, tuvo una larga existencia (murió en febrero de 1997, + de 18 años).

25 años - 6 junio 1978 - POR FIN EMIGRÉ

Yo llevaba algún tiempo diciendo a Mari Carmen, mi vecina de ático en Huelva (con la que mi antiguo novio, me ponía los cuernos), que estaba harta de Andalucía y me quería marchar. Ella me preguntaba cuándo me iba a ir, y yo no sabía qué contestar. Por fin aproveché la oportunidad, un día que fui a Sevilla al Corte Inglés a devolver un vestido que me había comprado con anterioridad y tenía un defecto. Me lo canjearon por otro modelo y la diferencia de precio la invertí en seis bragas. Tras lo cual fui a visitar al Hospital a una amiga que se había roto una pierna. Con ella estaba su hermana que salía en ese momento de viaje con su novio y que me invitó a venir a Zaragoza. Acepté la invitación y aquí me vine y donde vivo ya hace unos 30 años.

27 años - 80 - MARISCO

- En el 80 vino mi hermana a Zargoza con Janet pequeñita y la invité a comer al "Mercado de Mariscos", lugar al que mi compañero me llevaba casi todos los sábados. A la hora de pagar, me enseñaron una factura de más de 10.000 pesetas, que hubo de ayudar a pagar la invitada, pues yo no llevaba tanto dinero. Ignoraba totalmente que el marisco tuviese un valor tan alto, pues mi compañero nunca me lo había mencionado.

 

- En la Rochelle, Francia en el verano del 89, mi compañero y yo pedimos mariscos en una cafetería a la intemperie y nos trajeron gran cantidad, muy fresco, muy variado y de gran calidad. Pensamos que valdría una fortuna y nos esforzamos en comérnoslo todo. Costó exactamente 5.000 ptas, una tontería de barato (y justo la mitad de lo que nos cobraron a mi hermana y a mí, y ¡nueve años antes! por mucho menos en Zaragoza).

28 años
- 81 - PESCADO

Yo creo que la única vez que me lo pasé bien en mis visitas de aquellos años a Andalucía, fue cuando llegué muerta de hambre a Lepe, al medio día un poco tarde. Entonces, mi padre, mi madre y yo, fuimos a la playa de La Antilla, al bar Serafín en donde comí un exquisito lenguado de medio kilo, que me hizo paladearlo y sentirme muy feliz.

28 años - 81

16 de mayo: operación pólipo anal. 17 de agosto: operación pie y pubis. 19 de septiembre: murió Marilita. 25 de septiembre: lastimé pie.

29 años - 82

1 diciembre: investidura de Felipe.

COSAS AGRADABLES DE MAMÁ

Me acabo de acordar de una vez que fui con mi madre a una exposición en Madrid. Ella no entendía mucho de arte, y normalmente me acompañaba por darme gusto, mientras se aburría o me contaba sus cosas. Un día, en una exposción temporal de pinturas de Monet en el Antiguo Museo Contemporáneo, ahora Antropológico, de manera muy exagerada (mi madre era un poco histriónica) se retiró embelesada de un cuadro y empezó a decir lo que le parecía. Algo así como si de pronto hubiese comprendido lo que quería transmitir el artista, no sólo mostraba un paisaje de árboles, sino que trasmitía la sensación de juventud, frescura, vitalidad que le despertaba la Naturaleza, mientras se hallaba rodeado de tal espacio natural...

31 años - 84

16 de mayo: NO FUMAR (fumé durante 17 años). 9 de julio: tobillo izquierdo. 13 de agosto: NO ALCOHOL.

Mi perrita caniche Wald

32 años - 85 - CÁRCEL POR LA PERRITA

En el año 1985 me llevé más de un mes en Andalucía en mis exposiciones de Lepe, Punta Umbría y Sevilla. Cada día estaba más deprimida, ya que durante demasiado tiempo hube de sufrir la coacción machista típica andaluza cuando una mujer iba por la calle (nunca he soportado los piropos de los varones andaluces), que tanto me deprime, además de que iba poca gente a las exposiciones y no vendía nada.

Un día, estaba esperando el bus para ir a la piscina del chalet de mi hermana, mientras mi perra andaba suelta por el césped, antes de meterla en su bolsa de viaje. El bus venía por un puente, desde el que me vio el cobrador. Por lo que me prohibió subir al bus diciendo que yo llevaba un perro en la bolsa. Me marché llorando.

Días más tarde, estaba en el mismo sitio con mi madre y con la perra oculta en la bolsa. Subí hasta el fondo del bus. Pero el mismo cobrador me reconoció y dijo que tenía un perro en la bolsa y que me bajase. Tras oponer resistencia y pedir que fuésemos en busca de ayuda de la policía, me encontré con lo contrario. La policía tomó partida en contra mía y me obligó a salir del bus a la fuerza, tirándome como si fuera un saco de papas. Esa noche dormí en comisaría.

Tras el juicio de faltas por resistencia a la autoridad, fui absuelta. Todo pasó por no haber adoptado una actitud de menor enfrentamiento, esperar otro bus con diferente cobrador y meterme como si tal cosa. Pero tenía demasiadas ganas de llegar a la piscina y descansar, y además estaba baja de inteligencia por mi depresión, cosa que me volvía siempre, cada vez que tenía la autoestima baja, lo que me hacía incapaz de resolver cualquier problema. (En aquellos años odiaba bajar al sur, ya que casi toda interacción con desconocidos por la calle, era en forma de piropos, cosa que no soportaba y tenía que aguantar humillada con la cabeza baja; o de personas que me prohibían entrar de malas maneras a diferentes sitios acompañadas de mi perrita caniche, etc, etc,... Por todo ello, me resultaba agresivo el contacto con personas que no quería. En Zaragoza la interacción era muchísmo más respetuosa. Afortunadamente hoy día todo ha cambiado y si surge alguna agresión, yo ya tengo la moral más alta y la sé torear mejor).

32 años - 85

13 al 14 de octubre quemadura cara.

No recuerdo en qué fecha, una día iba charlando con el crítico Antonio Molina y su esposa, acerca de la presentación que me había hecho su amigo Manuel García Viñó, para el catálogo de mi exposición de Sevilla del 85. Me preguntó directamente si me había acostado con él. Y delante de su esposa le respondí algo así como: "¿por qué me jodes de tan mala manera con lo exquisito que es joder de la otra?".

33 años - 86

19 de septiembre anemia gorda. Inyecciones de hierro.

34 años - 87

4 de marzo: me asocié a Mensa. 10 de diciembre: murió papá. Tuve anemia.

¿Fue en el 86, 87 cuando estuve unos años muy deprimida sin ningún refuerzo, tras mi elección de ser escultora?

34 años - 87 - RENACER

Mayo de 87. Esta fecha la recuerdo como la del comienzo de un renacer. Iba un domingo andando desde San Juan de la Peña al centro, con mi perrita. Y a la altura de la iglesia cercana al Puente de Piedra, me encontré con unos chicos que pintaban la pared. Les pedí si podía participar y pinté una cara con pelos de punta y una cabeza de caballo como mi escultura. A partir de ese día me empecé a sentir más confiada en mí y contenta.

34 años - 87 - POR QUÉ ESCRIBO

En mayo del 87, un Periodista de la revista "Crítica de Arte" me preguntó, que con mi cultura, por qué no escribía. Que él podía publicarme críticas de arte. Me puse a ello y el 10 de mayo hice mi primera crítica a los artistas de una exposición, que salió publicada en el Nº 38 de junio. En esos mismos días empecé a hacer mis primeros ensayos sobre Arte: Contribuciones del Arte al progreso, La Mujer y el Arte, Para comprender el Arte.... Posteriormente, en febrero de 1989, Pilar Catalán me propuso los recorridos turísticos por la escultura pública para enseñar a mujeres, promovidos por la Casa de la Mujer. Y en mayo me propuso varias Conferenciaa: Sobre Mujer y Arte. Por fin, el 13 de agosto de 1992, cinco años después de haberme iniciado en la escritura y gracias al ordenador empiezo mi libro: En busca de la mujer escultora... y encuentro con la creadora de la Gran Diosa. En el año 94, en una Exposición de un hijo de García Viñó en Zaragoza, le comentaba que gracias al ordenador, yo, que no sabía escribir, estaba escribiendo de manera legible. A lo que me pronosticó que, ciertamente, al final tendría un estilo propio. Es posible que mi estilo consista en que se nota que entiendo muy bien de lo que hablo, por lo que resulte un discurso pedagógico y claro.

En diciembre, creo, de 2002, Matesanz me sugiere escribir un libro de sexualidad. Lo teminé a las 17 horas del domingo 9 de noviembre del 2003, aunque hay que corregir más, pero ya no tengo que ampliar ideas o buscar fotos. (Sigo arreglándolo)

35 años - 88

3 de marzo: operación de esterilidad. 14 febrero: me rompí la muela por no arreglar el empaste. 11 de abril: 1er puente.

"símbolo vúlvico" (esculturita conceptual sexual sin erotismo, ensalzadora de la sexualidad femenina como sujeto de placer

Cuando pedí a mi Ginecólogo Losada me esterilizara, en principio no quiso hacerlo. Claro ¡no había cumplido con mi obligación y mi deber de traer hijos al mundo!. Casualmente, al salir de su consulta me encontré con el Jefe de Mantenimiento del Hospital, Pablo Adiego del PSOE y Alcalde de Gallur. Dado que me vio con la cara enfadada me preguntó qué me pasaba, le conté mi disgusto. Él habló con Losada y gracias a su intercesión, el Ginecólogo me esterilizó. Hasta después de conseguida no le reproché al doctor que hubiese accedido, tras hablar con Adiego y que hubiera considerado la petición masculina más importante que la mía. Nunca reconoció que esa fuese la causa de su cambio de parecer. (A Pablo Adiego regalé una escultura tallada en alabastro, varios años después, y a Losada una esculturita en bronce que llamo "símbolo vúlvico" ¡quién mejor que mi ginecólogo para tenerla!).

Por cierto, cuando le regalé otra escultura de mi "símbolo vúlvico" (esculturita conceptual sexual sin erotismo, ensalzadora de la sexualidad femenina como sujeto de placer) a P. Silveira (q.e.p.d.) me dijo algo que me hizo reír mucho: “cada vez que la miro es que me pone,...” ¡¡¡¡¡¡como si realmente hubiera en ella algo libidinoso!!!!!

36 años - 89

4 de enero: compré mi 1er piso en San Juan de la Peña 188. 26 de enero: luxación brazo ido. En febrero me hago exploración deportiva y me descubren hiperlordosis.

36 años - 89 - VANGUARDIA

Un día de 1989, estuve en París. Yo tenía información de un Barrio que representaba el Siglo XXI. No tenía idea preconcebida, pero esperaba algo de las películas de ciencia ficción. Fue muy emocionante para mí encontrar en la Defensa, una zona peatonal llena de pequeñas placitas con fuentes y construcciones supermodernas y sin tráfico ¡decorada con multitud de esculturas monumentales de vanguardia a la intemperie!.

38 años - 91

2 de enero: fui sola a Lérida en mi coche recién comprado. 20 junio: operación de hemorroides en Lérida. 8 de octubre: operación de cirugía abrasiva zona barbilla. 11 de octubre: lentillas celestes.

Cuando era escultora y trabajaba picando la dura piedra en Lleida, en junio de 1991, tuve una hemorragia por donde no debía, por lo que fui al médico. Me hicieron una colonoscopia que me hizo tragar medio metro de cable, por el mismo sitio que Cela (q.e.p.d. creo que murió en el 2001 y yo esto lo corrijo el 3 de octubre, 02) tragaba medio litro de agua. Fue una exploración más que dolorosa, molesta en grado sumo. Tras ver mis resultados, el doctor "dictaminó" que no tenía (esa enfermedad que mi madre siempre ha dicho que es muy poco aristocrática), porque él no veía muestras al explorar mis intestinos. Yo le aseguré que su método no era correcto ni científico, porque buscaba donde no estaban y no me había pedido que "reprodujera la situación en que aparecían las hemorroides". Así que, le pregunté si me dejaba, para convencerlo de que yo llevaba razón, que le demostrase de manera más lógica, reproduciendo la situación en que surgían, porque a mí no me daba vergüenza. Para ello sólo tenía que reproducir la forma y circunstancias en que aparecían: haciendo fuerza. Aunque él se preocupó pensando que quizás podría evacuar, le tranquilicé que no era necesaria tanta fuerza, solo un poco, así que me dejó. De manera que me puse en cuclillas y le pedí que las viera a través de mi espejito colocado en el suelo. Él, al ver mi demostración, me dijo "chapeau". Y días más tarde me operó. Luego, al tercer día después de operada, ya estaba yo de nuevo con la amoladora eléctrica en la mano, trabajando duro para olvidar el dolor de estar recién operada, dolor que no me dejaba vivir ni dormir. Hoy vivo feliz, después de haber padecido toda mi vida aquellas molestias diarias. ¡Gracias médico catalán: X. Rodamilans de la O., por haberme dado la oportunidad de convencerte de la verdad de mis argumentos! (por cierto, que 25 años después ¡¡¡me tuve que volver a operar!!! ¡¡¡Maldita genética!!! / esto lo corrijo el 22 oct. 2011)

38 años - 91 - ORDENADOR

En noviembre de 1991, fui a un Concierto de Krafwerk en Zaragoza. Acompañaba al conjunto una serie de videos. En uno de ellos, aparecían los músicos en 3D, mientras una cámara los cogía al vuelo. Yo sin saber lo que hacía los ordenadores, supe instantáneamente que se había hecho con ordenador. Y decidí que haría algo similar con mis esculturas. Tras comprarme mi Macintosh IIci, el 22 de enero del 92, empecé aprendiendo primero 3D y animación. Gracias al ordenador decidí escribir mi libro En busca de la mujer escultora...., que en el verano de 1987 cambié por el título: La Dama de Elche y las Bisontes de Altamira. Claves del significado del Arte Prehistórico. (Ese primer ordenador, que con impresora y aumento de memoria Ram: ¿20 megas? me costó 1.000.000 pesetas, lo tiré por falta de espacio, fuerza y capacidad.., a final de octubre de 2007, en un contenedor de plástico de Zaragoza. El portátil actual, con una Giga de Ram, creo que me costó la décima parte).

40 años - 93

17 de marzo: estuve en Estados Unidos.

40 años - 93 - MIEDO

La más fuerte emoción de miedo que he tenido nunca en mi vida fue cuando estuve en Washington. Iba en un recorrido turístico en un bus con un grupo de personas de Zaragoza, cuando decidí bajarme en ruta, por estar cerca del Museo de Mujeres. El bus quedó en que iría a recogerme a las 20 horas, al Museo del Espacio. Estuve todo el día yendo de Museo en Museo. Y dado que cerraban a las 18 horas y no vendrían a recogerme hasta las 20, el resto del tiempo lo pasé viendo una película sobre la guerra del Golfo y charlando con gente hasta las 19,30, hora en la que también cerraron el Museo del Espacio. Puesto que daba a dos calles, estuve esperando el bus de una puerta a otra, dando la vuelta a la manzana. Algunos taxistas, viéndome esperar, me preguntaron si quería un taxi; y les respondí que esperaba un bus. Los taxistas se quedaron por allí por si cambiaba de idea. Cuando me di cuenta de que el bus ya no vendría, más de las 20 horas, cogí un taxi y quedamos en que me costaría 30 dólares por ir a mi Hotel Hilton, que estaba a 20 kilómetros de Washington.

El conductor negro decidió llevarme por una carretera muy mala, en vez del camino de la autopista que yo conocía. Como iba muy despacio y se dejaba adelantar por todo el mundo, empecé a tener miedo. Pero mi falta de capacidad lingüística me impidió expresárselo. Iba con una ansiedad horrible, pensando que se habrían puesto de acuerdo varios taxistas, para violarme o robarme o ¡qué se yo!. Trataba de distraerme leyendo los letreros a ver si reconocía alguno que me indicase que íbamos a Tysons Corner. De pronto vi "Welcome a Virginia". Le pregunté al taxista que ¿adónde me llevaba?, ¿por qué estábamos en otro Estado? y que tenía miedo. Él me contestó "que era un profesional y que no me preocupase, que el Hotel estaba en ese Estado, alejado de Washington del Estado de Mariland, solo unos kilómetros". Pronto, efectivamente, pude ver los indicadores de Vienne, Fairfax, etc, que sabía se encontraban en la ruta del metro.

Cuando llegué por fin al Hotel, me dijeron que los organizadores habían cambiado de idea de mandar el bus, al enterarse de que la zona donde se encontraba el Museo del Espacio, la cerraban al tráfico, por ser la de mayor criminalidad de la ciudad. Posteriormente, me sentía muy feliz por haber sido capaz de superar una emoción tan intensa de terror.

- Un día, cuando vivía en San Juan de la Peña 192 (del 84 al 89), escuché un ruido por el pasillo como si alguien estuviese en el mismo. Yo estaba muerta de miedo y empujaba a mi perrita para que saliese de la salita donde estábamos y viera qué era. Pero se negaba. Tras tranquilizarme y salir, vi que lo que me había inmovilizado de terror un buen rato, ¡simplemente era una bolsa de plástico llena de aire movida por el viento!

40 años - 93 - VITALIDAD

- La primera vez que vi las canteras de Omellons, Borjas Blancas, Lleida en agosto del 88 me quedé alucinada. ¡No sabía que existieran vetas tan grandes de piedra y pudiesen ser cortadas con tal limpieza!

Canteras de Omellons. Abajp, paralelepípedo de piedra cortada, de 40 toneladas, para mi monumento a la Paz (escultora Abreu) y yo encima de la gran Duna de Pylé

- En agosto del 89 estuve en Francia, donde hube de subir por casualidad las Dunas de Pylé. Me encantó la fuerza de la Naturaleza que podía hacer tales inmensas cosas.

- Frente a las Cataratas del Niágara en el 93, sentía que allí era imposible pensar en la muerte. Con un espectáculo tan vital, con tal explosión de fuerza y energía, de despilfarro y generosidad, se le llenaban a una las baterías para mucho tiempo.

15 a 40 años - NIEVE

- En Andalucía no nieva, así que en mi infancia los andaluces no esperimentábamos su contacto fácilmente. La primera vez que vi la nieve fue a los 15 años, en una excursión que hice con el Colegio Teresiano a Galicia. Fue en los Lagos de Sanabria. Me gustó tanto, que me revolqué jugando hasta que las manos se me quedaron heladas y doloridas.

- En una ocasión, tendría 20 o 21 año hice autostop de Madrid a Segovia. El conductor me dio a elegir entre la Carretera de Navacerrada o la otra. Fue una sorpresa maravillosa pasar por Navacerrada y encontrarme, aún en abril, tantísima nieve, cuando venía de Andalucía muy bronceada.

- Otra vez fui a Viella en un bus desde Lérida, aproximadamente en el 77 a los 23 o 24 años. Tras salir del oscuro túnel fue sorprendente la explosión de blancura de la nieve y el contraste con el anterior paisaje.

 

40 años - 93 - DETECTIVA

Estaba en Nueva York e investigaba esculturas a la intemperie, por si encontraba alguna realizada por mujeres. A la par fotografiaba todas las que me encontraba en mi recorrido. Un día vi un Monumento, en la Plaza de América que consistía en un équido montado por una figura similar a la de los conquistadores americanos; y de pie, un ángel alado. Lo fotografié de lejos y de espaldas, antes de cruzar la calle, porque me temía que si esperaba a que la circulación se parase y pudiese pasar por el paso de peatones, perdería un tiempo precioso y la falta de luz me impediría hacer la foto (eran cerca de las cinco de la tarde y se estaba echando encima una tormenta terrible). Al llegar, a pesar de que le di varias vueltas, no pude encontrar el nombre del/de la autor/a.

Mi foto de la escultura monumental realizada por la escultora Anna Vaughn Hyatt Hungtintong en Nueva York, y la escultora (en el libro: Esculturas del Museo de Mujeres) terminando un boceto de un caballo (pintada por Marion Boyd Allen), que quizás sirvió de modelo (o es el mismo) para el monumental

Con la mosca tras la oreja, entré en una Biblioteca cercana a mi Hotel y cercana al Museo Moderno (MOMA), en la que ojeé un libro en el que se veían las esculturas de la ciudad de Nueva York. Busqué especialmente el autor de este monumento, pero no estaba explicitado.

Casualmente, cuando estuve en Washington, había comprado el libro de esculturas del Museo de Mujeres. Un día, ya en Zaragoza varios meses o incluso años después, me acordé de que la postura del caballo de la Plaza, así como el punto de vista desde el que yo había tomado la foto (por detrás) era idéntica a la postura de un caballo y el punto de vista desde el que se había fotografiado una maqueta de barro, que era modelada por la escultora Hungtinton. Si ambas fotos no hubiesen estado tomadas desde la misma perspectiva, yo nunca habría sabido que ella era la autora del Monumento de la Plaza de América. Un azar con tanta suerte no se tiene todos los días.

8 noviembre, 93: Dolor en columna vertebral difuminada a pecho: Anemia.

41 años - 94 - USO INCORRECTO DEL LENGUAJE

Hoy, 4 de febrero, 1994 en la Biblioteca de Arqueología, una chica que preparaba un trabajo sobre la mujer, me preguntó sobre su papel en la Edad Antigua. Le pregunté qué período y territorio le interesaba. Ella me contestó que: del que se hablaba en el Antiguo Testamento y en la Historia Sagrada. Pretendiendo me precisara más exactamente los años a que se refería le espeté: "háblame en cristiano" lo que corregí rápidamente, pues eso era exactamente lo contrario de lo que le pedía, que me utilizara una clasificación del tiempo y el territorio, no influenciado por la religión cristiana. Yo había usado un término igual que ella, determinado por la religiosidad cristiana, a pesar de mis creencias ateas.

43 años - 96 - SUERTE

En octubre de 1996, había escrito a la Directora de Numismática del Museo Arqueológico de Madrid para que me orientara sobre la Bibliografía existente o del libro en el que: "algún historiador afirmara que la mujer había inventado la moneda, porque yo había visto muchos indicios que así me lo hacían creer". Tras contestarme, que "la había dejado perpleja mi pregunta", me aseguró brutalmente que "mi hipótesis era totalmente falsa". Me regaló un libro suyo (Carmen Alfaro Asins: La Moneda, algo más que dinero. Ayto de Leganés, 1996) sobre la historia de la moneda, en la que se mostraba muy conservadora y androcéntrica.

Así que me sentí muy motivada para defender y mostrar con argumentos más sólidos mi hipótesis. Me dediqué a la búsqueda de testimonios que mostrasen el proceso de acuñación y esperaba dedicarle al tema tres o cuatro meses.

Al poco, estaba en la Biblioteca de Arqueología intentando ver qué leer. Casualmente se me acercó María Pilar (la auxiliar de la Biblioteca de Arqueología e Historia Antigua) mientras sostenía en sus brazos una pila de libros para ponerlos en su sitio. Como la conversación se alargaba (recuerdo que había habido huelga de buses y se quejaba del tema) dejó los libros en la mesa excepto uno, que tenía apoyado en su vientre. Se lo cogí de sus manos, pero me dijo que no era de mi interés porque no tenía fotos de monedas.

Pero de todas formas miré el índice y pasé la vista por encima. En cinco segundos tuve la suerte de encontrar la referencia de la autora, Carmen Herrero Albiñana, a Pollux, sobre "Demódice” de Cumas (Cimea / Kyme / Sandarli) como posible inventora de la moneda" (ya veis que la señora Alfaro me ofendió arrogantemente a causa de su ignorancia).

Además, estaba la información de que "Faenos era una mujer, la primera Magistrada Monetal de la historia" [de cuya moneda hablaba precisamente en su libro Alfaro (transcribiendo Fanes, en pg. 33), sin saber que era una mujer].

Y al final del libro estaba la pintura "entera" de Pompeya que yo había estado buscando hacía al menos un año, en la que aparecen amorcillos femeninos como artesanas participando en el proceso de acuñación, además de la efigie de la Diosa Feronia vigilando el proceso. La suerte me evitó un par de meses de frustrantes búsquedas y pude corroborar mi hipótesis.

(Esta es una muestra más de la infinidad de burlas y ofensas en contra de mi osadía, que he recibido de los “expertos”  prehistoriadores, por defender una visión feminista de la Prehistoria, según deducía de los millares de evidencias que había acumulado a lo largo de mi profunda investigación interdisciplinar).

[María Pilar, que ahora está en la Biblioteca municipal (enfrente de Pryca), se acordó de mí y me reconoció el 22 de julio de 2006, cuando recién venida de Andalucía, entré. Y le referí la anécdota].

44 años - 97 - NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

En estos días llenos de ansiedad y angustia, mi cabeza a pesar de las somatizaciones: dolor de corazón, de estómagos, diarrea, etc... sigue funcionando perfectamente. Precisamente en los días en que más estrés he sufrido, mi estado de alerta me ha permitido hacer grandes descubrimientos. Y así, en los últimos días de curso descubro que las claves del arte son las constelaciones. El 24 de agosto (tras la reanudación de las molestias por los malditos niños) descubro que la Cazadora con cinturón de Damaraland imita la constelación Orión, lo que me hace llorar de emoción (y asociada al mito del paredro que muere). El 27 de agosto encuentro que los bisontes de Altamira son hembras y decido cambiar el nombre del libro. El 20 de septiembre veo el origen de las corridas de toros, tras analizar el dibujito de Lascaux. El 22 identifico sin lugar a dudas los glifos de la Pampa Colorada Peruana,... etc.

47 años - agosto - septiembre 00 - LA ANTILLA

En verano estuve un mes en La Antilla, y me lo pasé MB. Decidí enviar una foto de la escuela del año 62, en la que aparecía un montón de niñitas de 9 a 11 años para que el periódico: La Voz de Lepe la publicara, así que emprendí la tarea de buscar los nombres de las niñas que allí aparecían. Sólo recordaba que sentía gran cariño por mi "compa" de escuela y sabía el nombre de las amigas con las que continué teniendo amistad de mayor. Y me fui de visita a algunas amigas. Me encontré con mujeres inteligentes, cultas, autónomas, independientes, valientes,...

Nenas en la escuela de doña Concha en 1962. Francisca es la segunda de arriba a la derecha, muy chiquitita y rubita, con cola de caballo y brazos cruzados

Bellita Cruz me recordó la poesía que yo recité en el teatro, cuando estaba en la escuela. Incluso, se acordaba del tono "de vieja" que me enseñaría la maestra. El poema decía:

"En llanto irrumpe la niña inocente, /

el coche se para, acuden la gente /

y acércanse todos y nadie se entera /

del porqué se aflige de aquella manera. /

De pronto una vieja rompiendo la valla /

el rostro le limpia con una toalla... /

¡Y es que a la muñeca se le ha roto una pata!"

Francisca de niña, recitando la poesía de la muñeca con la pierna rota, en el teatro de Lepe, y que Bellita Cruz me recordó en el año 2000

52 años - 14 de marzo de 2005

Mi madre ha muerto. Bajo a Andalucía.

 0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Mi árbol genealógico, empezado cuando yo tenía menos de 9 años, con datos aportados por mi tita-abuela Ana Abreu Abreu (+ 1973) y tita Rosa Verano (http://galeon.com/martin-cano/genealogia.htm)

 

Acotación en 1864 de mi ancestro, el primer Martín-Cano, en la que da fe como Notario de Lepe de un informe, en el Libro de las Ordenanzas Antiguas por donde se rige y gobierna la Justicia y Regimiento de la Villa de Lepe, (XVI-XVIII), editada en facsímil por el Ayuntamiento de Lepe en 2001, con la transcripción exacta, realizada por Antonio González Gómez, editada a la par. Arriba, a la derecha foto de la lápida de su tumba que explicita que murió en 1875 (hoy desaprecida por obras en el cementerio).

Currículums de Martín-Cano en Papel

CABANILLAS, Joaquín. (2003): Lepe los trae, pero no los mantiene. Publicación de La Voz de Lepe. Especial 25º Aniversario. Depósito Legal: H-42-1978, ISNN 1137-554X.

LLIGONYA, Xavier. (2009) (Entrevista): Con Luz Propia: entrevista a Francisca Bella Martín-Cano, en Revista de la Costa de la LUZ y del Algarve, Editor: Xavier Lligonya, Diciembre-Febrero 2009-2010

MARTÍN Gómez, Domingo. (2011): Únicas: Biografías de Mujeres Ilustres de Huelva (incluye a Fca. Martín-Cano). Editado por Gestocomunicación, y patrocinado por el Grupo Alfonso Gallardo. ISBN 978-84-614-7190-4. Dep. Leg H17-2011.

------------------------------------------------------------------------

Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente.

No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Contador desde 22/1/08

------------------------------------------------------------------------

 

Contactar con Martín-Cano en el correo electrónico: mailto:culturaarcaica-owner@yahoogroups.com

Home: [INDEX]
<b>Recuerdos agradables de mi vida (Martín-Cano)</b>
La visión feminista de Martín-Cano ha revolucionado los mundos académicos androcéntricos de la Arqueología, Antropología y Astronomía: Adherirse: http://www.facebook.com/pages/F-Martin-Cano-Abreu/157077017648843
F. Martín-Cano Abreu
 
MARTÍN-CANO, F.: (246) - (2012): Sexualidad femenina en diversas culturas. De ninfómanas a decentes. Chiado Editorial, 296 pgs., ISBN: 9789896976200. Depósito Legal n.º 342795/12. 1.ª edición: Maio
https://www.chiadoeditorial.es/libreria/sexualidad-femenina-en-diversas-culturas-tomo-i
MARTÍN-CANO, F.: (257) - (2013): Sexualidad femenina en ritos, obras de arte y mitos. Del mundo de la Diosa a la sociedad patriarcal. Tomo 2. Chiado Editorial, 347 págs., ISBN: 978-989-51-0219-8. Depósito Legal n.º 355559/13. 1.ª edición: Maio, 2013
https://www.chiadoeditorial.es/libreria/sexualidad-femenina-en-ritos-obras-de-arte-y-mitos-del-mundo-de-la-diosa-a-la-sociedad-patriarcal-tomo-2
MARTÍN-CANO, F.: (319) - (2016): Arqueología Feminista Ibérica. Letras de Autor Editorial, 653 pgs., ISBN: 978-84-16538-67-6. Depósito Legal: M-2054-2016. Primera edición: enero 2016
http://www.letrasdeautor.com/arqueolog%C3%ADa-feminista-ibérica.htm
Mis libros en América en: http://www.buscalibre.co/